3 Ensaladas Baja en Calorías!

Cada vez que pensamos en preparar una ensalada, lo primero que imaginamos son lechugas y algún ingrediente desabrido o que no nos gusta mucho. Pero la verdad es que existe una gran variedad de frutas, verduras y otros alimentos que podemos combinar y jugar para que nuestras ensaladas queden aún más deliciosas.

Aunque mucha gente intente bajar de peso usando pastillas o comida especial, como el tamarindo malabar, a mi me parece tan fácil preparar comida que sea rica y sana. Asi es la mejor manera de vivir una vida buena con el cuerpo que quieres!

Aquí te dejo 3 recetas de ensaladas que te encantarán:

ensalada

Ensalada de higos, jamón serrano y mozzarella

Si eres de los que disfruta de los sabores agridulces sin duda debes probar esta ensalada
Ingredientes (para 4 personas):
1 cucharadita de mermelada de higos
8 lonchas de jamón serrano
1 bolsa de rúcula
2 bolsas de mozzarella fresca
6 higos frescos cortados en cuartos
Aceite de oliva y vinagre balsámico a tu gusto
Preparación:
Puedes realizar la mezcla en una gran fuente, o plato por plato para obtener una mejor presentación. Pones como base dos lonchas de jamón serrano, sobre las cuales sitúas un nido de rúcula previamente aliñado con aceite y vinagre balsámico. A continuación, corta la mozzarella en rodajas y los higos frescos en cuartos, y distribúyelos por los platos. Para finalizar, mezcla dos cucharadas soperas de mermelada con dos cucharadas de agua caliente, para aliñar.

Ensalada de pollo, espinacas y sandía

Una ensalada especial para los días de verano rica en vitaminas, agua y proteínas.
Ingredientes (para 4 personas):
200 gr de pechuga de pollo deshuesada
Una bolsa de espinacas frescas
15 almendras en rodajas
Un pedazo de queso azul
2 rodajas de sandía
Aceite de oliva y crema de vinagre balsámico al gusto
Preparación:
Cocina a la plancha las pechugas de pollo, no olvides condimentarlas a tu gusto. Sal, pimienta, limón, hierbas, etc. Deja que se enfríen 5 minutos y córtalas en trocitos. Por mientras, corta en cubitos la sandía y mézclala en un bowl con las espinacas frescas, las almendras y el queso azul desmigado. Por último añade el pollo y aliña la ensalada con el aceite de oliva y crema de vinagre balsámico a tu gusto.

3. Ensalada asiática de quinoa

Sin lugar a dudas la quinoa es una alimento muy rico en nutrientes, lo que lo convierte en un aliado fundamental que debe estar presente en nuestra dieta.
Ingredientes (para 4 personas):
1 taza de quinoa
2 tazas de agua
1 pizca de sal
1 taza de col roja picada
1 poco de soja verde pelada y hervida
Medio pimiento rojo picado
1 zanahoria rallada
1 pepino grande picado
Para el aliño:
1/4 taza de salsa de soja
1 cucharada de aceite de sésamo
1 cucharada de vinagre de vino de arroz
2 cucharadas de cebolleta verde picada
1 rama de cilantro fresco picado
1 cucharada de semillas de sésamo
1/4 cucharadita de jengibre rallado
1/8 cucharadita de pimentón dulce
Sal y pimienta negra al gusto
Preparación:
Vierte el agua en una olla y añade la quinoa y un pellizco de sal, calienta hasta que hierva y cuécelo durante 5 minutos. Retira del fuego y espera hasta que la quinoa absorba el agua. En un bol mezcla la quinoa cocinada, la col, la soja o las habas, el pimiento rojo, las zanahoria y el pepino. En un bowl de cristal grande, mezcla todos los ingredientes del aliño y agítalo. Después rocía con el aderezo la ensalada y remueve suavemente.

Puedes ver más recetas de ensaladas aquí.

4 ejercicios que aliviarán tu dolor de espalda

posturas para dolor de la espaldaSi cada día te levantas con un terrible dolor de espalda, toma nota porque aquí te enseñaré 4 ejercicios que en menos de 10 minutos te harán decirle adiós a esos molestos dolores.

El dolor de espalda es mucho más común de lo que creemos y muchas veces puede terminar afectando de forma directa tu estilo de vida. Si bien hay diferentes tipos de dolores, los más comunes pueden deberse a que llevamos un estilo de vida sedentario o que pasamos largas horas sentados. Si sufres de dolores de espalda, estos sencillos ejercicios pueden hacer que tus terribles dolores disminuyan significativamente.

Intenta hacerlos antes de dormir o, si tienes tiempo, a primera hora de la mañana. Notarás una gran diferencia. Adicionalmente, intenta caminar derecho y no llevar demasiado peso en tu espalda.

Todos estes pasos son increíble para tu salud y también puedes usarlos para perder peso. Si quieres aprender cómo bajar de peso naturalmente, visita tuvidanatural.org

1. Estiramiento piriforme

Para realizar este ejercicio debes recostarte sobre tu espalda y apoyar ambos pies en el suelo con las rodillas dobladas. Apoya el tobillo izquierdo sobre la pantorrilla derecha y lleva la pierna derecha hacia tu pecho. Después hazlo del otro lado. Mantén esta posición sólo mientras sea cómodo.

2. Elongación de cadera

Mientras estás sentado y con la espalda derecha, cruza una de tus piernas por sobre la otra. Haz una presión suave. Mantén esta posición por 30 segundos antes de cambiar de pierna.

3. Pose de la paloma

En este ejercicio debes comenzar en la posición Perro, luego mira hacia abajo. Desde allí pasa por una posición de plancha y finalmente lleva una de tus piernas hacia adelante, para luego dejarla caer. Esta elongación es más profunda, por lo que sólo debes realizarla solo si te sientes capaz. Repite con ambas piernas.

4. Posición gato-vaca

Esta pose de yoga tiene un nombre divertido, pero los resultados que entrega son fenomenales. Es altamente efectiva si quieres relajar los músculos de la espalda. Tal como el nombre lo indica, te apoyarás sobre el mat con tus manos y rodillas como si tuvieras ‘4 patas’. Primero encorvarás la columna, como si fueras un gato engrifado y después la enderezarás, como si fueras una vaca. Hazlo lento y sigue tu respiración.

Realiza cada movimiento durante 30 segundos antes de cambiar. Si lo deseas puedes repetir la secuencia más de una vez. En 10 minutos habrás terminado y te sentirás mucho mejor.

Haz clic acá para aprender más curas para dolor de la espalda.

Las Mejores Posturas de Yoga parte 2

Lee la primera parte de este artículo aquí.

Postura del camello

camelEsta es una postura un poco más difícil de hacer, por lo que ten mucho cuidado al hacerla, o bien evítala si tienes algún problema lumbar.
Para realizarla, debes comenzar agachado, con las piernas separadas a la altura de las caderas. Luego, tienes que llevar las manos a la espalda y bajar con los dedos apuntando hacia abajo, mientras que mantienes el peso de tus caderas sobre las rodillas.
Mientras comienzas a inclinarte hacia atrás, podrás alcanzar tus talones, mantente así durante aproximadamente cinco respiraciones. Luego, desarma la postura tal como la comenzaste de manera muy pausada.
Esta postura beneficia la tiroides, brinda elasticidad a la columna, contribuye a eliminar el estreñimiento y equilibra el aparato digestivo. También, beneficia el sistema urinario y fortalece los músculos de la espalda, además puede aliviar los dolores durante la menstruación.

Estrella

Desde la plancha, con el cuerpo paralelo al piso, con las palmas de tus manos y los dedos de los pies en el suelo, gira hacia el costado, colocando un pie encima del otro y abriendo bien la mano que ha quedado en el suelo para sostener tu peso en el hombro. Luego, extiende tu mano contraria por encima formando una suerte de estrella.
Esta postura te ayudará a tonificar los músculos del abdomen, las piernas y la columna, además de mejorar tu estabilidad y fortaleza.

Lee más en Livestrong.com.

Arado

Para hacer esta postura, comienza acostado y lleva los dedos de los pies hacia arriba, por sobre la cabeza, coloca tus manos en la espalda baja. Mantén las piernas paralelas al suelo y quédate así durante algunas respiraciones. Luego, regresa vértebra por vértebra a la posición inicial, con mucho cuidado de no forzar el cuello.
Esta postura brinda fuerza tu flexibilidad a la espalda y el cuello. Además favorece el funcionamiento del cerebro, calma la mente, alivia el estreñimiento, disminuye la ansiedad y estimula la tiroides.

Para terminar, descansa unos minutos sobre el suelo y respira lentamente.
Puedes hacer esta rutina todos los días y regresa a tus vacaciones más feliz y en armonía con todo lo que te rodea.

Las Mejores Posturas de Yoga para Hacer en Vacaciones

downdogEsta disciplina milenaria basada en la autodisciplina, la no violencia y la sinceridad es ideal para relajarse y disfrutar en compañía de la naturaleza luego de todo un año de trabajo, por lo que las vacaciones son el momento ideal para recuperar la armonía con tu cuerpo y te permitirá volver a encontrarte contigo mismo para proyectar un nuevo comienzo.

En este artículo encontraras las mejores posturas que podrás hacer sin necesidad de ser un experto. Tomate un par de minutos, presta atención a tu respiración y escucha a tu cuerpo para no forzarlo de más.
Antes de comenzar:

  1. Elige un lugar especial: Procura que sea uno donde puedas estar tranquilo y en silencio. Mejor aún si puedes elegir un sitio al aire libre, en contacto con la naturaleza.
  2. Lleva una manta o mat si es que la tienes para mayor comodidad.
  3. Conéctate contigo mismo. Tomate unos segundos para estar parado, con los pies separados a los ancho de las caderas y las palmas extendidas hacia el cielo.

Visita a yogajournal.com para más información de cómo hacer estas posturas.

Perro

Para hacer esta postura, debes pararte en el extremo de tu mat e inclinarte hacia adelante ayudándote con las palmas de las manos hasta formar la figura de un triángulo. Tus caderas deberán apuntar hacia el cielo y tu cabeza deberá dirigir la mirada hacia el ombligo. Mantén estiradas las piernas y haz tres respiraciones profundas.
Esta postura mantiene activa la circulación, refuerza los músculos de piernas y brazos, además ayuda a prevenir la osteoporosis.

Luna Creciente


Esta postura podrás hacerla a continuación de la anterior, dando un paso hacia adelante con un pie, flexionando la rodilla y estirando la pierna contraria desde el metatarso. Luego, inhala profundamente y eleva los brazos con las palmas juntas, inclinándote levemente y con cuidado hacia atrás.
Esta postura favorece la región lumbar y ayuda al funcionamiento de las glándulas suprarrenales, así como también de los riñones. Además, estira el psoas (musculo de la parte anterior del muslo), la ingle y otros músculos del abdomen, además abre el pecho y favorece la respiración.

Haz clic acá para seguir leyendo la parte 2.